Corazones bondadosos

 

¿Cómo te involucras? ¿Por dónde empiezas? … el ser humano es benévolo, pese a las circunstancias en las que le toca vivir, está presto a tender una mano … lo he comprobado muchas veces.

Apelando a esta teoría, aunque hemos estado involucrados como familia en diferentes causas, queríamos que este año la empresa apoyara de un modo más contundente a una campaña dirigida a las mujeres, como lo es la del mes de Octubre en la lucha contra el cáncer de mama, propagando así un sentido de unidad y haciendo del conocimiento de muchos la existencia de una increíble institución como lo es “Una Caricia Humana”.

 

 

“Una Caricia Humana” es, prácticamente, un voluntariado que nace en 2009 con un grupo de fundadoras que, sabiendo que muchas personas no recibían diagnóstico oncológico a tiempo o dejaban su tratamiento por escasos recursos; deciden brindarles hospedaje, alimentación y apoyos asistenciales de forma gratuita.

Siempre que uno da, recibe más a cambio, ¿no es cierto?, pues esta vez no fue la excepción. Cuando entregué el apoyo generado por las compras de nuestras clientas a su presidenta, la Sra. Diana; la emotividad nos llenó. Uno piensa que nunca es suficiente, y en realidad no lo es … pero para quien lo recibe, puede significarlo todo.

Me platicó de los comienzos, de las dificultades que nunca cesan, de las alegrías intrínsecas que vienen con el ayudar, la felicidad compartida con quienes regresan sanos a sus casas, así como la profunda tristeza que les embarga cuando alguien que se convirtió en familia, no logra vencer la enfermedad. 

 

 

 

Hicimos el recorrido por las instalaciones del albergue y durante éste, la Sra. Diana me platicaba que todo lo que tienen ha sido donado y, gracias a ello, y a las aportaciones que reciben, pueden brindar atención a pacientes de cualquier edad, sexo y condición física, no sólo del estado de Campeche, ya que también reciben a personas de otras partes del país como Tabasco, Chiapas y Quintana Roo, ésto en vinculación con el Centro Estatal de Oncología.

 

 

Como podrán imaginarse, las necesidades son vastas, no sólo de recursos, sino también de compartir tiempo, que es justo lo que muchas veces escasea más.

Cuando uno vive la experiencia de visitar, de escuchar, incluso de sentir lo que conlleva luchar por una causa como ésta (o cuál fuere), te transforma. Debemos apoyar, debemos compartir, tenemos que involucrarnos … la Señora Diana hizo un comentario que me dio un propósito, sin ella saberlo. Me dijo: “Irma, ésto (refiriéndose a la Institución) no puede acabarse con nosotros, pero muy pocos jóvenes se están implicando”.

Por lo cual este blog tiene como principal objetivo compartirles, sobre todo a ustedes los jóvenes, el llamado a apoyar cualquier causa que juzguen importante, en cualquier lugar en el que se encuentren.

Deseamos que en nuestro Estado, más empresas y personas se sumen a proyectos como el de “Una Caricia Humana”, nosotros lo seguiremos haciendo y enseñaremos a nuestros hijos a continuarlo. 

 

 

Gracias Sra. Diana, y a todos sus colaboradores, como bien dije antes, aprendí más de lo que di. Sus corazones rebozan de bondad.

Para mayor información acerca de cómo puedes apoyar a Una Caricia Humana, comunícate al 981-8131400. También puedes seguirlos en Facebook: @unacariciahumana

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

0 comentarios